M&P

Organizamos esta boda en una finca única y espectacular del siglo XIII.

La finca ofrece áreas diferentes para cada parte de la celebración. Por este motivo las parejas pudieron sorprender a sus invitados en cada nuevo momento de la boda.

Una ceremonia romántica en la terraza con vistas a las montañas. Seguida por los aperitivos alrededor de la piscina acompañados por música en directo. A continuación la cena en el tradicional patio. Y finalmente la fiesta en la pintoresca “tafona” en la que tradicionalmente se preparaba el aceite. Un día perfecto para una pareja perfecta.